Manifesto dall'opera "La Boheme"

“La Bohème” viene a ser la cuarta ópera de Giacomo Puccini (Lucca, 1858  – 1924). Sus libretistas, Luigi Illica y Guiseppe Giacosa, eran conocidos hombres de letras; Illica ya había colaborado en la ópera “Manon Lescaut”.

De todas las óperas de Puccini ( doce en total, incluida “Le Rondine”, que es más una operetta) sólo tres se desarrollan en Italia, su país natal: Tosca, Suor Angelica y Gianni Schicchi.

Puccini tenia predilección por los escenarios exóticos : para “Madame Butterfly” y “Turandot”, eligió el Lejano Oriente, para “La Fanciulla del West”, el lejano Oeste en la era de los buscadores de oro en California; para La Bohème, la sociedad marginada de los artistas pobres de París.

Puccini trabajó en “La Bohème” desde la primavera de 1893 hasta la Navidad del año 1895. El estreno se realizó en el teatro Regio de Turín, el primero de febrero de 1896, tres años justos después del de la ópera “Manon Lescaut”, el mismo día y el mismo lugar.

Puccini y sus dos libretistas, Giacosa e Illica, tomaron el argumento de la ópera “La Bohème” de una novela del escritor parisiense Henri Murger, que se publicó en 1846 en una revista parisina y más tarde en forma de libro, con el título “Scènes de la vie de Bohème”.

Mimí fue una creación de Illica, Giacosa y Puccini; en la novela de Murger sus cualidades y vicisitudes se reparten entre varios personajes femeninos. En 1849 Murger adaptó su novela para el teatro con el título “La vie de Bohème”; los tres autores de la ópera La Bohème se basaron fundamentalmente en esta obra.

En “La Bohème”, Puccini reunió en su música elementos de distintas corrientes. Las arias y los dúos de amor de los actos primero y último se pueden atribuir al Romanticismo Tardío, el comienzo del tercer acto con la silenciosa y desalentadora nevada en una alborada gris al Impresionismo y algunas cosas del segundo acto al Verismo.

El primero de Febrero de 1896, el público de Turín La Bohème en el Teatro Regio. La dirige Arturo Toscanini; Cesira Ferrari Y Evan Gorga interpretan los papeles de Mimí y Rodolfo respectivamente. Ese mismo año, el éxito en Roma y Palermo confirma su aceptación superando las malas críticas que la prensa la deparó en Turín.

Los escenarios exóticos fueron la predilección de Giacomo Puccini.

Cronología de la época

1858: Nacimiento de GIACOMO PUCCINI

1858: Nacimiento de LEONCAVALLO

1859: VERDI estrena “Un baile de mascaras” y GOUNOD: “Fausto”

1860 Nacimiento de WOLF y de GUSTAVO CHARPENTIER

1862: Verdi estena “La fuerza del destino” y se produce el nacimiento de CLAUDE DEBUSSY

1863: BIZET: “Los pescadores de perlas” y nacimiento de Pietro MASCAGNI

1864: Muerte del padre de PUCCINI

1864: Muerte de MEYERBEER y nacimiento de RICHARD STRAUSS

1865: MEYERBEER estrena “La africana” y Wagner “Tristán e Isolda”

1866: Muerte de ROBERT SCHUMANN y Nacimiento de FRANCESCO CILEA.

1867: VERDI estrena “Don Carlos”, nacimiento de UMBERTO GIORDANO y ENRIQUE GRANADOS

1868: PUCCINI se convierte en soprano de la Escuela Superior del Instituto Musical de Lucca

1868: BOITO estrena “Mefistófeles”  y Wagner “Los Maestros Cantores de Nüremberg” – Muerte de ROSSINI

1869: WAGNER: El oro del Rin y Muerte de BERLIOZ

1870: WAGNER: La Walkiria

1871: VERDI: Aida

1874: MUSSORGSKY: Boris Godounov y JOHANN STRAUSS: El Murciélago. Nacimiento de SCHOENBERG

1875: Puccini oye AIDA en Pisa: Es la Revelación.

1875: BIZET: Carmen y Muerte de BIZET. Nacimiento de MAURICE RAVEL

1876: PONCHIELLI: “La Gioconda”y WAGNER: “El anillo del nibelungo”

1880: PUCCINI parte hacía Milán al Conservatorio

1881: OFFENBACH: “Los cuentos de Hoffmann” y Nacimiento de BELA BARTOK

1882: WAGNER: “Parsifal”

1883 LEO DELIBES: “Lakmé” y Muerte de WAGNER y de VON FLOTOW

1884: PUCCINI estrena “Le Villi”

1886: PUCCINI, nacimiento de su hijo Antonio

1887: VERDI: “Otelo”

1889: PUCCINI estrena “Edgard” en la Scala de Milán

1890: MASCAGNI: “Cavallería Rusticana”

1891: PUCCINI establece su estancia en Torre del Lago

1892: MASSENET: “Werther”, LEONCAVALLO: “Payasos” y CATALANI: “La Wally”

1893: PUCCINI estrena “Manon Lescaut”

1893: VERDI: “Falstaff”

1896: Puccini estrena “La Boheme”, en Turín

PERSONAJES

# Mimí, modista, amante de Rodolfo ……………….. Mirella Freni (soprano).

# Musetta, amante de Marcelo ………………………… Hilde Güden (soprano).

# Rodolfo, poeta, amante de Mimí……………………. Gianni Raimondi (tenor).

# Marcello, pintor, amante de Musetta ……………. Rolando Panerai (barítono).

# Schaunard, músico …………………………………………. Giuseppe Taddei (barítono).

# Colline, filósofo ………………………………………………. Ivo Vinco (bajo).

Chor der Wiener Stattsoper – Wiener Philharmoniker

Herbert von Karajan

MIRELLA FRENI

Mirella Freni in "Mimi"

Mirella Fregni o Mirella Freni nació en Módena – Italia  el 27 de febrero de 1935, provino de una familia de clase media (incluso su madre junto con la madre de Luciano Pavarotti trabajaron juntas en una cigarrrería local). Desde pequeña exhibió talento precoz para el canto, algunas anécdotas cuentan que ya desde los 10 años cantaba arias de ópera en las radios locales, hasta que el gran tenor Beniamino Gigli le aconsejará de no estropear su voz hasta que tenga mas edad. Es así que Freni recién debuta formalmente a los 19 años en Módena, con el rol de Micaela de la ópera “Carmen” de Bizet. Luego vendría una suspensión en su carrera porque se casó con su profesor de canto y pianista L. Maggiera con el cual tuvo una hija.

En 1958 reinició su carrera, viajó por los principales teatros del mundo. Era la soprano predilecta de Herbert von karajan (o al menos eso parece ser dada la cantidad de óperas a la que fue convocada por el genial director). En los años 80 se casó con el bajo N. Ghiaurov con el cual fundaron una sociedad de canto hasta la muerte del marido (2004). Mirella Freni representa hoy toda una eminencia respecto de la técnica vocal, en una entrevista en Málaga – España dijo lo siguiente de los cantantes jóvenes de hoy:

“…Es que la gente no se da cuenta de que no es sólo la voz, sino también el físico. Cuando eres joven cuentas con una serie de posibilidades, que hay que cuidar. Debes estudiar, sopesar. Un principio básico para esta carrera es entender que todo, absolutamente todo, requiere su tiempo. Me indigna que jóvenes con voces bellas no sepan esperar y se lancen a unos repertorios equivocados cuando aún no disponen de técnicas completas o de un físico que no se ha desarrollado. Cuando uno es joven se siente bravo y, aparentemente, parece que puedes, pero a la larga se paga. ¡Hay que tener coraje para decir no! La inteligencia, como en todo, va por delante.” (Salve maestra)

GIANNI RAIMONDI

Gianni Raimondi in "Rodolfo"

(Biografía ya comentada en el artículo “La Traviata – Napoles 1956)

HILDE GüDEN

Hilde Güden in "Musetta"

(Vienna, 1917 – Klosterneuburg, 1988) Fue una de las sopranos ligeras (mozartianas y Strussianas) más apreciadas sobre todo en roles como Zerbinetta (Ópera “Ariadne auf Naxos”), y Susanna (ópera “Le nozze di Figaro”).

Despues de su debut fue llamada por el gran Clemens Krauss par integrar la Munich State Opera, sin embargo los años difíciles de la segunda guerra mundial le trajeron algunos problemas ya que tenía algún antepasado judío

Ya en la post-guerra establecio relaciones laborales con Tullio Serafin en Roma y Florencia, participó en el Festival de Salzburgo del 46’, en 1947 participó en la Wiener staatsoper, asi también, hizo su paso por el Metropolitan de New York.

Siempre serán celebres sus incursiones en los roles de Adina, Rosalinde, Gilda, Susanna  y Musetta.

LA ÓPERA

ACTO PRIMERO

Estamos en la noche de Navidad de 1830 en un barrio de París. Marcelo (el pintor) y Rodolfo (el poeta) estan trabajando en una habitación, sienten mucho frío y no tienen nada más leña para calentarse. Hasta que Rodolfo decide echar al fuego uno de sus manuscritos. Se une a ellos Colline (el filósofo) y juntos se calientan junto a la chimenea. Pero el fuego se acaba pronto, asi, los compañeros abuchean al autor del   “manuscrito”  que quemaron.

De pronto entran algunos criados con muchas cosas para comer, leña y vino seguidos del cuarto “bohemio”; Schaunard (el músico). Schaunard, pone en la mesa el cambio de todo lo gastadoy explica cómo lo consiguió, los demás lo ignoran y comienzan a preparar la mesa. Schaunard propone que siendo víspera de Navidad todos se vayan a celebrar fuera.

Benoit, el dueño de la casa, llama a la puerta, ha venido para cobrar el alquiler. Marcello y sus amigos traman algo para no pagarle al viejo y lo hacen pasar haciéndole ver el dinero que estaba sobre la mesa, pero, le invitan mucho vino y lo empiezan a ensalzar con el hipotético atractivo que tiene con las mujeres,inmediatamente que Benoit les sigue el hilo, hacen como que están escandalizados por su conducta ligera y le echan de la habitación.

El Café Momus, en el barrio latino, les espera. Rodolfo se queda solo para acabar de escribir. Llaman a la puerta. Una voz dulce. Rodolfo se precipita hacia la puerta. Una mujer joven y frágil pide que le dé fuego. El insiste para que entre; ella se encuentra mal.Rodolfo se apresura y le ofrece un poco de vino. En cuanto se encuentra mejor, la mujer coge su vela y quiere irse. En el umbral, se da cuenta de que ha perdido la llave. Ambos empiezan a buscarla, las velas se apagan y Rodolfo descubre su pequeña mano  tan fría; “Che gelida manina!” (Que manito tan helada)

Entonces se presentan el uno al otro:

“Chi son? Sono un poeta.” (¿Quién soy?… Soy un poeta)

“ Mi chiamano Mimí “ (Me llaman Mimí)

Rodolfo anuncia a sus amigos, que le están llamando, que no está solo y que en poco tiempo se reunirá con ellos. Mimí le acompaña.

“O soave Fanciulla” (Oh tierna niña)

ACTO SEGUNDO

Callejuelas, una plaza, y el Café Momus, es víspera de navidad; la muchedumbre deambula ruidosamente en medio de los gritos de los vendedores. Los cuatro amigos hacen compras. Rodolfo regala a Mimí un pequeño sombrero rosa. Se reúnen en el Café Momus. Rodolfo presenta a Mimí. Se pide la cena. La conversación es animada. De repente, Marcelo se calla: “¡Essa!”. Una mujer muy guapa acaba de aparecer; es Musetta, coqueta, cogida del brazo de su nuevo amante Alcindoro. Mira hacia la derecha, hacia la izquierda, en busca de alguien. Percibiendo la mesa de los cinco amigos, le dice a su amante, que se sienten en la mesa de al lado que acaban de dejar unos burgueses incomodados por un vecindario demasiado exuberante. Alcindoro protesta pero obedece.

Musetta hablando en voz baja trata de llamar la atención de su antiguo amante. Se quita a su amante de encima poniendo como pretexto un dolor de pies y mandándole buscar un par de zapatos al zapatero de al lado. Mirando la cuenta, los cuatro amigos, consternados, comprueban que ya no tienen dinero. Musetta pide al camarero que añada esa cuenta a la de Alcindoro.

Aprovechando la confusión creada por los mirones que se agolpan para ver el desfile militar, Marcelo y Colline alzan a Musetta, incapaz de andar descalza y todos juntos se pierden en la muchedumbre. A su regreso al Café, Alcindoro con su par de zapatos, viendo la cuenta y la ausencia de Musetta se derrumba estupefacto y pálido sobre una silla.

ACTO TERCERO

“La barrera d´Enfer” es la barrera de aduanas y al fondo la carretera de Orleáns. Una taberna y sobre su entrada el cuadro de Marcelo “ La travesía del Mar Rojo”; debajo la inscripción “en el puerto de Marsella”. Árboles. Hace frío; todo está nevado; una escasa luz anuncia el alba. Los aduaneros dormitan delante de su brasero mientras se ven a los barrenderos tras la verja cerrada de la barrera. Algunos gritos salen de la taberna. Llega Mimí; pregunta a un aduanero donde trabaja Marcello el pintor, y pide a una camarera que sale de dicha taberna que busque a Marcello. Llega enseguida y se extraña de encontrarla ahí. Mimí le cuenta lo celoso que es Rodolfo; solo ve como solución la ruptura. Le pide su ayuda. Rodolfo se encuentra en la taberna. Mimí tiene el tiempo justo para alejarse cuando éste sale acercándose a su amigo Marcello. Le confiesa todo ; no tanto sus celos sino la preocupación que le atormenta: Mimí está gravemente enferma; está desahuciada; sólo puede ofrecerle la miseria y su amor y esto no puede salvar su vida. Tiene que dejarla. Mimí escondida detrás de un árbol lo ha escuchado todo. Un acceso de tos y unos sollozos lo traicionan. Rodolfo va hacia ella, la coge con ternura en sus brazos.

Mimí acepta marcharse pero el invierno es aún muy largo y tan triste para los que están solos, que deciden al final marcharse en primavera. Al dúo de amor de Rodolfo y Mimí responden las riñas habituales de Marcello y Musetta que una vez más se separan con gritos y reproches.

ACTO CUARTO

En la habitación del primer acto Marcello y Rodolfo intentan trabajar; pero no paran de pensar, el uno en Musetta, el otro en Mimí. Rodolfo le cuenta que vió a Musetta en un carruaje lujoso: “In un coupé?”

Llegan Schaunard y Colline, cargados de escasas provisiones: cuatro panes grandes y redondos y un arenque. Los cuatro se toman la situación con buen humor y se ríen. En medio de este festín, la puerta se abre; Musetta entra muy agitada. Mimí esta ahí, agotada, en el último escalón. Rodolfo se apresura y ayudado de Marcello, la llevan hasta la cama. Mimí quería morir junto a Rodolfo y Musetta la ayudó a llegar hasta allí. No hay nada en la Buhardilla; Musetta da sus pendientes a Marcello para que los venda. Y cambiando de parecer, sale con él para encontrar el manguito soñado por Mimí que alivie el frío de sus manos. Colline lleva su querido abrigo  (“Vecchia Zimarra”) a la casa de empeño para poder comprar y pide a Schaunard dejar a Mimí y Rodolfo a solas.

Los dos amantes recuerdan con ternura el pasado: su primer encuentro. Mimí se sofoca. Oyendo gritar a Rodolfo, Schaunard entra y se precipita a la cabecera de la enferma. Ella abre los ojos y los tranquiliza con una sonrisa. Musetta llega con el manguito, Marcello con un reconstituyente. Mimí se alegra de meter sus manos en algo tan caliente y suave. Se adormece mientras Musetta prepara la bebida.

Rodolfo se aleja para esperar la llegada del médico. Schaunard se acerca a la cama; abatido vuelve junto a Marcello y le dice que Mimí ha fallecido. Rodolfo trata de ocultar el sol que juega sobre el rostro de la enferma. Colline llega, deja el dinero sobre la mesa y le ayuda.

“Che ha detto il medico?” (¿Qué ha dicho el médico?)

Rodolfo ve el extraño aspecto de sus amigos y corre hacia Mimí; desesperado, la abraza; Todos se sienten abatidos presos de una tristeza muy grande.