LA ÓPERA

Tosca es una obra de suspenso, de mucha intensidad (incluso ferocidad) y confrontaciones dramáticas muy cargadas. Estas características proveen de crueldad y violencia  combinadas con un ingrediente sexual, sadismo, celos y religión. El mérito de Giacomo Puccini es haber convertido este manojo de emociones en música a la altura de cada momento, con intervenciones instrumentales-vocales precisas y leitmotivs que enriquecían el drama.

El primer motor que enciende el drama es el diabólico Scarpia, con su sadismo y su empleo brutal del poder. Él representa el contragolpe al idealismo social y político de los amantes; Tosca y Cavaradossi, así como del fugitivo, Angelotti. El tema principal de Tosca es la tensión entre el poder sádico de Scarpia y el idealismo romántico de los amantes (Tosca y Cavaradossi).

Una de las tragedias de la obra es que Floria Tosca es políticamente inocente, sólo que se enreda con el idealismo de su amante; Mario Cavaradossi. Sin embargo, ambos terminarán sacrificando sus vidas por una noble causa de “libertad”.

Antes de Puccini, el gran Giuseppe Verdi se había comprometido con el tema de la corrupción y abuso de poder (Aida y Don Carlo) con finales ya conocidos en la trama de la obra (incluso ya con “ Un baile de máscaras” y “Rigoletto” se notaba el abuso del poder). Algunas de estas ideas fueron atenuadas por los censores de la época, más no así “Tosca”, sin embargo muchos criticaron el manejo político que significaba esta obra. En su tercer acto, Cavaradossi canta su “Adios a la vida y al amor” (E lucevan le Stelle) cuya parte recita en los compases finales “E muoio disperato” (Muero desesperado) cargando su lamento y frustración por su inminente fusilamiento. Cavaradossi también expresa su remordimiento por el fracaso político de sus ideas, pero Puccini le da más importancia al aspecto romántico.

Es curioso, pero Giulio RIcordi opinaba que faltaban “duetos de amor” que formaran el clima amoroso del final del tercer acto, teniendo en mente el éxito, que aun resonaba en Italia, de las escenas finales del “Andrea Chenier” de Giordano (1896). Ricordi pensaba que el dialogo final entre los amantes era muy indiferente, pero, Puccini lo dejo así quizás porque en ese momento Floria Tosca tenía que ser pragmática.

Tosca es un personaje teatral muy convincente ya que este personaje posee una dignidad genuina (Aunque el personaje original de la obra de Sardón, fue criticado por ser medianamente ridículo), que la convierte en una heroína de esta ópera. Resulta difícil para los interpretes actuar con el interior del personaje durante el Final del Acto III, donde ella debe presenciar la escena de la ejecución de su amante, y además enseñarle a este cómo actuar en el caso que debería caer realmente fusilado. Cuando descubre que su amante realmente estaba muerto, es un momento épico para la historia de la ópera.

Tosca también es un personaje que siempre transita en intensos conflictos, no obstante siendo una mujer religiosa ella se vuelve asesina (¡) cuando mata a Scarpia con un cuchillo.

Musicalmente, Puccini usa leitmotifs muy frecuentemente en Tosca, se puede decir que estas referencias musicales a objetos personas o ideas no se desarrollan en el mismo nivel de Wagner, además que estos motivos no son parte de un enmallado sinfónico.

Los motivos musicales de Puccini sirven más como un narrador y nos dan información acerca de pensamientos (que no expresan carácter), recuerdos o reminiscencias. En el primer acto, Tosca y Cavaradossi planean su encuentro esa noche, pero de pronto emergen los pensamientos de Cavaradossi cuando se oye el motivo del fugitivo Angelotti. De la misma manera, en otro momento, cuando Scarpia interroga al prisionero Cavaradossi este no quiere hablar del escondite de Angelotti (El pozo del jardín, representado por otro motivo musical) sin embargo la orquesta lo ejecuta como si Cavaradossi lo estuviese pensando.

La razón por la cual la ópera posee una “fuerza dramática” es porque posee los dos niveles de expresión; Música y diálogo. La ironía del bien y el mal se presenta al final del primer acto durante el “Te Deum” que es la más pura esencia del arte y lo formal  para revelar la verdad; Contra este solemne Te Deum, Scarpia habla blasfemias, jura que obtendrá a Tosca, él, prácticamente renuncia a Dios.

LEITMOTIV

Leitmotiv relacionado a "Scarpia" y que aparece al inicio de la ópera.

Leitmotiv relacionado a “Scarpia” y que aparece al inicio de la ópera.

Leitmotiv relativo a "Angelotti"

Leitmotiv relativo a “Angelotti”

Leitmotiv perteneciente a Floria Tosca.

Leitmotiv perteneciente a Floria Tosca.

Leitmotiv que evoca "la tortura"

Leitmotiv que evoca “la tortura”

Inicio del aria de Cavaradossi (Acto III)

Inicio del aria de Cavaradossi (Acto III)

LA LETRA

E lucevan le stelle…

Y brillaban las estrellas

ed olezzava la terra…

y olía la tierra…

stridea l’uscio dell’orto…

chirriaba la puerta del huerto

e un passo sfiorava la rena…

y unos pasos hacían florecer la arena…

Entrava ella, fragrante,

Entraba ella fragante

mi cadea fra le braccia…

y caía entre mis brazos…

Oh! dolci baci, o languide carezze,

¡Oh dulces besos, lánguidas caricias!

mentr’io fremente

Mientras yo estremecido

le belle forme disciogliea dai veli!

las bellas formas iba desvelando…

Svanì per sempre

Para siempre desvanecido

il sogno mio d’amore…

mi sueño de amor…

L’ora è fuggita…

Ese tiempo ha acabado…

E muoio disperato!

¡y voy a morir desesperado!

E non ho amato mai tanto la vita!…

¡Y jamás he amado tanto la vida!

LOS INTÉRPRETES